PAGINAS

jueves, 21 de abril de 2011

Luchó por rescatar de la violencia al mundo


*El Papa Juan Pablo II centró su mensaje en la dignidad de la persona y de la familia como ejes de una vida de amor y de paz
*Vivirán miles de fieles este primero de mayo la beatificación del Papa Peregrino,  “mensajero de paz”

por Oscar Arenas

La dignidad de cada persona y de la familia como pilar de la sociedad, son los valores que divulgó y dejó como legado el Papa Juan Pablo II, mismos que se deben retomar para rescatar al mundo de la violencia que se vive en la actualidad.
Éste será el mensaje que enmarcará el evento del próximo 30 de abril, con motivo de la beatificación del sumo pontífice, y que será denominado “Juan Pablo II: Mensajero de Paz”.
El padre Carlos Sandoval Rangel, párroco del templo del Sagrado Corazón de Jesús y organizador del evento, informó que éste lleva dos objetivos: “uno es darle gracias a Dios por el Papa que nos dio y por su beatificación, y el segundo es exhortar a revivir su mensaje de amor y paz”.
Este mensaje fue bien conferido por el Santo Pontífice, explicó el padre Sandoval, quien a lo largo de su trayectoria pastoral ha estado muy relacionado con la vida y obra de Juan Pablo II, pues fue precisamente él quien lo ordenó durante su visita a México, el 9 de Mayo de 1990, además de que su tesis doctoral está basada en él.
“El mensaje de Juan Pablo II resalta o pone en alto la dignidad de la persona como Dios mismo lo hizo”, dijo el padre Sandoval, y citó las palabras del sumo pontífice:
“Si sacamos a Dios de nuestra vida se empieza a deteriorar el valor de la persona y deteriorado el valor de la persona se deteriora el significado de la familia”.

JPII PREVIÓ LA VIOLENCIA DEL MUNDO
Con el conocimiento que le da haber elaborado su tesis doctoral en torno a la vida de Juan Pablo II, el padre Carlos Sandoval explicó que el sumo pontífice ya había previsto la violencia que actualmente se vive en el mundo y consciente de ello siempre basó su mensaje en la importancia de la dignidad humana y el respeto a la familia.
Recordó unas palabras que dijo en 1977, cuando aún no era nombrado Papa, en donde refirió “que era ya muy doloroso que después de faltar al valor más importante que es el de la dignidad de la persona, nos atreviéramos a poner en el banquillo de los acusados a la familia”.
Esto lo inspiró para que años más tarde escribiera la carta a la familia en la que reconocía el sufrimiento de este núcleo social y expresaba que cada día apreciaba más su dignidad y su grandeza.
“Él decía que si rescatamos esa grandeza de la familia, rescataremos a mundo”, afirmó

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada