PAGINAS

viernes, 22 de abril de 2011

Viven celayenses la visitan de los Siete Templos


* Miles de fieles salieron realizar el recorrido en el centro de la ciudad
* Se instalaron cientos de puestos en las calles, donde se vendió de todo
*El obispo de Celaya celebró la misa de la Institución de la Eucaristía

por María de la Paz Rodarte

Como cada año, ayer los templos de la ciudad, en especial los de la zona centro, recibieron la visita de miles de celayenses que buscan mantener viva la tradición católica de visitar las Siete Casas, la cual tiene como finalidad conmemorar la institución de la Eucaristía, hecho que sucedió en la última cena de Jesús con sus apóstoles, antes de ser aprehendido y sentenciado a morir en la cruz.
Este día se arreglan los altares de manera especial, es un arreglo monumental, donde se instala una urna, para ahí depositar la Eucaristía, a la vista de todos los fieles para que acudan a orar.
Debido a que desde muy temprana hora los templos de San Francisco, el Carmen, Catedral, San Agustín, La Merced, Tercera Orden y El Sagrado Corazón de María comenzaron a recibir a los feligreses, las calles del primer cuadro de la ciudad tuvieron que ser cerradas.
Además de visitar las Siete Casas, los fieles católicos recordaron la institución de la Eucarística y del Sacerdocio en la última cena donde el hijo de Dios da el ejemplo de humildad a sus 12 apóstoles, al lavarles sus pies, y la oración de Jesús en el Huerto de Getsemaní.
Para algunos celayenses, visitar la Siete Casas es el inicio para recordar la pasión y muerte de Jesucristo, así como darse un tiempo para orar y reflexionar sobre la vida de Cristo en su paso por la tierra.

INSTITUCION DE LA EUCARISTÍA
La iglesia católica de todo el mundo conmemoró ayer, Jueves Santo, la institución de la Eucaristía, del Sacerdocio y del Mandamiento del Amor, actos que se manifestaron plenamente en la Ultima Cena de Jesús con sus 12 apóstoles, previo a su pasión, muerte y resurección.
Benajamín Castillo Plascencia, dijho que para vivir la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, no basta recordarlos en estos días, es necesario renovar la vida cristiana, a través del servicio a los semejantes, el cual sólo se puede entender y realizar si hay amor.
Con una asistencia de más de 500 personas, el Obispo de la Diócesis de Celaya, acompañado de los sacerdotes Daniel Huerta, Pedro Figueroa, Mariano Santiago y Edgar Larrea, así como por los miembros de la Adoración Nocturna, quienes hicieron el papel de los apóstoles, presidió la celebración eucarístioca recordando el pasaje de la Ultima Cena y Lavatorio de Pies.
Después de escuchar el evangelio según San Juan, el cual habla sobre la última cena del Señor con sus 12 apóstoles y el gesto de amor, servicio y humildad que tuvo con sus seguidores, al postrarse ante ellos y lavarles los pies, Benjamín Castillo Plascencia recordó a los fieles la importancia de ver por los demás.
“Hay que servir a los demás, las obras son y se demuestran con amor y no con buenas razones... el amor se manifiesta sirviendo y el sacerdocio es un medio para ello, ya que a través de éste se proclama la muerte de Jesús y se anuncia su resurrección”, indicó Monseñor.
Una vez terminada la homilía de la celebración eucarística, el Obispo de la Diócesis de Celaya se dispuso a hacer una representación del lavatorio de pies, donde sin palabra alguna, dio a entender a los fieles asistentes que el servir sin importar a quien es un acto de amor y fe, el cual debe ser realizado día con día.
Antes de concluir la santa misa, Monseñor depositó al Santísimo en el altar que fue preparado especialmente para que los feligreses, durante su visita de las Siete Casas, tuvieran un espacio para orar y reflexionar sobre la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada