PAGINAS

domingo, 1 de mayo de 2011

Proclaman Beato a Juan Pablo II


Millones de fieles de todo el mundo vivieron momentos de júbilo

por María de la Paz Rodarte

Esta mañana fue proclamado Beato Juan Pablo II en la Basílica de San Pedro, en Roma. Milones de católicos de todo el mundo fueron testigos de esta cermonia a través de los medios de comunicación. La ceremonia, presidida por el Papa Benecto XVI, llenó de júbilo a todo el pueblo cristiano.
Aquí en Celaya, cientos de files siguieron paso a paso la celebración de la Santa Misa y aclamaron jubilosos cuando apareció por primera vez la imagen oficial del Beato Juan Pablo II encumbrada en los altares.
La Vigilia de la Beatificación, en Celaya, había comenzado con una caravana que partió de las antiguas instalaciones de la Feria al templo de San Francisco, en punto de las ocho y media de la noche.
El mensaje de Monseñor Benjamín Castillo Plasencia de imitar al “papa viajero” en el amor a Dios y al hombre, así como el profesar la libertad llena de amor y servicio, tocó los corazones de los asistentes, en especial de los jóvenes, quienes manifestaban su alegría con gran entusiasmo. 
El número de participantes durante la caravana ascendió a más de dos mil personas, pertenecientes a diferentes parroquias y templos de la ciudad. Destacando la comunidad de Merkaba, encabezada por la imagen de su matriarca, la Santísima Virgen María.
A esta caravana se unió la alcaldesa Rubí Laura López Silva, en compañía de su esposo e hijos, así como la directora del Desarrollo Integral para la Familia (DIF), Dolores García.
Mientras que algunos realizaban el recorrido con porras y alabanzas a Dios, otros más entonaban las canciones con el que el pueblo mexicano le cantó al “Papa viajero”: “Amigo”. También se observaron carros alegóricos representando diferentes vivencias de Juan Pablo II.
Las personas que  formaron parte de la caravana se caracterizaron por su vestimenta blanca y globos de color blanco y amarillo, mientras que otros portaban paliacates y cartulinas con mensajes que el mismo Juan Pablo II brindó a la iglesia católica en vida.
Después de recorrer parte del Bulevar Adolfo López Mateos, la calle Allende, Obregón y Cinco de Mayo, el Obispo de la Diócesis de Celaya, Benjamín Castillo, se incorporó al contingente, que después de hacer una breve parada ante el monumento a Juan Pablo II, que se encuentra en la Calzada Independencia, arribó al templo de San Francisco.
Una vez que los fieles dejaron de bendecir a Dios con porras y alabanzas, Monseñor Benjamín agradeció a los fieles su participación, recordando cómo una vez más el Papa Juan Pablo II volvió a reunir a miles de familias.
“Así como en vida el Papa Juan Pablo II reunió a miles de familias con cada una de las visitas que hizo, ahora lo continua haciendo, por ello es que debemos de seguir su noble ejemplo, debemos de imitar el amor que el tuvo a Dios y al hombre”, indicó Monseñor.
Asimismo, invitó a los celayenses a imitar a San Juan Pablo II en lo servicial, sin dejar de lado la libertad llena de amor.
“Ahora Juan Pablo II es un intercesor más de nosotros ante Dios, así que pidámosle que nos ayude hacer más responsables, encomendemos a las familias y a los jóvenes para que el amor de Dios nos colme de bendiciones siempre”, concluyó Monseñor.
Antes de proseguir con la velada del Santísimo Sacramento, el pueblo celayense fue invitado asistir a las cinco de la mañana a la misa de acción de gracias, la celebración fue encabezada por el obispo de la Diócesis de Celaya  acompañado por varios sacerdotes de los diferentes templos de la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada